GENÉTICA Y CÁNCER DE PRÓSTATA

November 22, 2016

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en hombres en todo el mundo (en primer lugar es el cancer de piel no melanoma), con un estimado de 1.100.000 casos y 307.000 muertes en 2012. Se estima que el riesgo actual de cáncer de próstata para los hombres que viven en los Estados Unidos es aproximadamente uno de cada seis.

En República Dominicana, el cáncer de próstata es el tipo de cáncer más frecuente, superando incluso el cáncer de mama. Constituye la primera causa de muerte oncológica masculina en el país, registrando uno de los más altos índices de mortalidad en América Latina y el Caribe. No conicidiendo asi con las estadísticas a nivel mundial donde el caáncer de prostata es la segunda causa de mortalidad por cáncer en hombres, ya que el cáncer de pulmón lo supera.

De los factores de riesgo conocidos de cáncer de próstata, los más importantes son la edad, origen étnico, factores genéticos y, posiblemente, factores dietéticos. Esta revisión se centrará en su base genética.

 

Aunque hay pruebas de que el cáncer de próstata tiene un fuerte componente genético, la identificación de genes específicos que subyacen a la enfermedad ha demostrado ser un reto. La investigación ha sugerido la participación de varios genes, pero los resultados han sido inconsistentes entre los estudios.

 

La evidencia que apoya el papel de los factores genéticos proviene de estudios de familiares de pacientes con cáncer de próstata, a partir de estudios de asociación en todo el genoma, y ​​de estudios en pacientes con anomalías en genes conocidos asociados al cáncer como BRCA2 y BRCA1.

 

El riesgo de cáncer de próstata aumenta en hombres con uno o más parientes de primer grado afectados (hermano, padre). Existe una tendencia hacia un mayor riesgo con un mayor número de miembros afectados de la familia; Los hombres con dos o tres parientes de primer grado afectados tenían un riesgo entre 5-11 veces mayor de cáncer de próstata, respectivamente, en un estudio de caso-control. La edad temprana de inicio en un miembro de la familia también aumenta el riesgo.

 

La magnitud del riesgo aumentado fue ilustrada por un estudio de la base de datos de cáncer de próstata Suecia (PCBaSe) que comparó el riesgo de cáncer de próstata en 51.897 hombres que eran hermanos de 32.807 casos índice [24]. El riesgo general de desarrollar cáncer de próstata para los hombres con un hermano con la enfermedad fue 14,9 y 30,3 por ciento a los 65 y 75 años, respectivamente, en comparación con el 4,8 y el 12,9 por ciento, respectivamente, en la población general sueca. Hubo una magnitud similar de mayor riesgo cuando el análisis se limitó al desarrollo de cáncer de próstata de bajo riesgo y cáncer de próstata de alto riesgo, y hubo un aumento más marcado en el riesgo cuando más de un hermano tenía cáncer de próstata.

 

Pruebas adicionales provienen de un estudio de 45.000 pares gemelos escandinavos; La concordancia para el cáncer en gemelos idénticos fue mayor para el cáncer de próstata que el cáncer de mama o colorrectal. Este estudio estimó que tanto como el 42 por ciento del riesgo de cáncer de próstata podría ser explicado por factores hereditarios.

 

Los factores genéticos además de afectar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata, pueden influir en el pronóstico en los hombres que desarrollan cáncer de próstata.

 

            Estudios de asociación amplia del genoma han identificado alelos que están asociados con un aumento de la susceptibilidad a cáncer de próstata. Los estudios se basan en la presencia de variaciones genéticas, conocidas como polimorfismos de un solo nucleótido (SNP). Este enfoque ha identificado múltiples focos en la región 8q24 y la región 17q, así como otros en los cromosomas.

 

 

Aunque los SNP no están necesariamente dentro de un gen conocido, pueden ser usados ​​para identificar genes candidatos que requieren confirmación adicional. Entre los genes que se han sugerido de esta manera son HOXB13, MSMB (beta-microseminoproteína), LMTK2, KLK3, CPNE3, IL16, CDH13 y HNF1B. Los genes identificados a través de tales estudios de asociación genoma amplia puede eventualmente tener un papel en el cribado del cáncer de próstata o como objetivos terapéuticos.

 

Los resultados de los estudios de vinculación genética también han proporcionado alguna evidencia de que las alteraciones de la línea germinal 8p pueden estar relacionados con el cáncer de próstata hereditario. Todavía no se ha demostrado de manera concluyente si existe un vínculo entre la línea germinal y los cambios genéticos somáticos.

 

 

Las mutaciones de germinación en genes de reparación de ADN son más comunes en hombres con cáncer de próstata que en la población general y se asocian con una enfermedad más agresiva. El gen de reparación del ADN mutado con mayor frecuencia es BRCA2. El cáncer de próstata en hombres con mutaciones BRCA2 parece estar asociado con un mayor puntaje de Gleason y un pronóstico sustancialmente peor. Otros genes involucrados incluyeron ATM, CHEK2, BRCA1, RAD51D y PALB2.

 

 

El estudio IMPACT está estudiando la viabilidad y el papel del cribado de PSA en hombres que son portadores de las mutaciones BRCA1 o BRCA2. El estudio incluye 1520 hombres que son portadores de las mutaciones BRCA1 o BRCA2, así como 959 controles que son negativos para una mutación BRCA patógena en su familia. La edad media en la inscripción en el estudio fue de 54 años. Los hombres fueron referidos para la consideración de la biopsia basada en un criterio de PSA ≥ 3,0 ng/ml. En el cribado inicial, 199 hombres (8 por ciento) fueron referidos para biopsia. El cáncer de próstata se detectó en 59 casos (2,4 por ciento de la cohorte completa), y el 75 por ciento de ellos tenían enfermedad de riesgo intermedio o alto. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los portadores de mutación o los controles en esta evaluación inicial. Se requerirán resultados de rondas adicionales de cribado para evaluar el valor del cribado en esta población.

 

Aunque el riesgo general de cáncer de próstata antes de los 50 años es bajo, y no hay pruebas de que la detección temprana mediante el cribado mejora la supervivencia en cualquier población, las directrices de la Sociedad Americana de Oncólogos Clínicos sugieren que los hombres con mutaciones heredadas comiencen el cribado para el cáncer de próstata antes de los 50 años de edad. Las pautas de la National Comprehensive Cancer Network (NCCN, por sus siglas en inglés) recomiendan que los riesgos y beneficios de la detección del cáncer de próstata sean discutidos a los 40 años en este grupo de alto riesgo.

 

Otros factores de riesgo de origen hereditario se encuentran el Sindrome de Lynch, la anemia de Faconi y la presencia de la variante G84E del gen homeobox B13 (HOXB13).

 

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive

> Santo Domingo

Servicio de Radioterapia y Radiocirugía de la Clínica Abreu Calle Arzobispo Portes No. 853, Ciudad Nueva, Sto. Dgo, República Dominicana.

T 809.221.1999 Ext. 2285

> La Romana

Servicio de Radioterapia Oncológica, Región Este

Circunvalación, Av. Francisco Caamaño Deñó No. 1, Romana del Oeste, La Romana. (a 100 mt. de la Universidad O&M, al lado de Columbus Plaza).

T 809.349.7419

© 2014  CDD Radioterapia. Producido por Magik Dominicana.